Red Innovagro
CARGANDO...

Noticias


El árbol de barú es una excelente alternativa para el cultivo en ILPF por Embrapa, Brasil

Pais: Brasil

Fecha: 14 de Septiembre del 2021

El árbol de barú es una excelente alternativa para el cultivo en ILPF  por Embrapa, Brasil

 

 

    Un árbol nativo del Cerrado y solo se encuentra en América del Sur, el baruzeiro es capaz de proporcionar madera y semillas. 

 

    La investigación está desarrollando un proceso de producción de baru en sistemas de integración cultivo-ganadería-bosque.

 

    Parecido a una castaña, el baru ha mostrado un valor de mercado creciente, buscado por la alta cocina nacional e internacional.

 

    La mitad de la producción nacional de baru se exporta, dividida principalmente entre Estados Unidos y Europa.

 

    El uso de la especie en ILPF es una opción más interesante para el productor rural en comparación con el monocultivo. La producción actual sigue siendo mayoritariamente extractiva.

 

El baruzeiro, árbol originario del Cerrado, es una de las especies de frutales nativos más promisorias para la siembra en sistemas integrados cultivo-ganadería-bosque (ILPF), en los que se producen cultivos de grano, árboles y rebaños en un mismo espacio. Actualmente, el eucalipto es el género predominante en estos sistemas. Sin embargo, el baruzeiro tiene una ventaja: además de madera, el árbol produce una semilla valiosa. El baru, cumaru o cumbaru, como se le conoce, se asemeja a una castaña y su demanda ha crecido en los últimos años en Brasil y en el exterior. La comercialización previsión de crecimiento es del 25% por año entre 2019 y 2029, de acuerdo artículo publicado en la revista de investigación de mercados Fact.MR .

 

Brasil es el principal país del mundo que produce esta especie. Casi la mitad de la producción de semillas se vende al exterior, el 25% a Europa y otro 22% a Estados Unidos. Una de las razones del aumento en la venta de este producto, según la publicación, es la búsqueda de alimentos saludables. El barú se presenta como un superalimento, debido a su alto valor nutricional ( ver recuadro ).

 

Este escenario puede incrementar los ingresos de las comunidades tradicionales, ya que casi todos los frutos provienen del extractivismo. Sin embargo, la demanda puede ser mayor de lo que el país tiene la capacidad de abastecer. Por tanto, es fundamental desarrollar sistemas comerciales de plantación para la especie. “Esto permitirá incrementar la producción y los ingresos de los productores rurales”, analiza el investigador de Embrapa Cerrados  Fernando Rocha , líder del proyecto que evalúa especies nativas -baru, mangaba y pequi- en sistemas ILPF.

 

La indicación del baruzeiro para sistemas integrados consideró varios temas, incluido el potencial económico de la planta. “Barú puede ser otra fuente de ingresos para los productores. La planta tiene tamaño y características físicas adecuadas. El productor puede vender la fruta y aún tener la madera, que es de excelente calidad y puede generar ingresos considerables ”, explica la investigadora Maria Madalena Rinaldi .

 

Rocha afirma que existe un potencial reconocido para el uso de esta planta en áreas de ganadería: “Hay evidencia de que el baruzeiro funcionará en sistemas integrados. Cuando los productores limpian el área, quitan todos los árboles, pero dejan el barú. Es uno de los únicos árboles que dejan en el pasto ”.

 

Además de la sombra, los animales se alimentan de sus frutos. La indicación de investigación para la inserción de estos frutales en sistemas integrados considera la baja factibilidad de implementar áreas de monocultivo. “La siembra en consorcio con otras especies se vuelve más viable”, defiende.

 

 

Más nutritivo que la mayoría de los frutos secos

 

El barú tiene más nutrientes que el maní y la mayoría de las nueces. Casi el 30% de su peso está compuesto por proteínas. También es rico en vitamina C, hierro, polifenoles, flavonoides y antocianinas, por lo que se presenta como un alimento funcional.

 

Se puede utilizar toda la fruta. La pulpa contiene carbohidratos, lípidos, proteínas, fibra y cenizas y se puede agregar a las recetas de pan y pasteles para aumentar la calidad nutricional. La parte más interna del fruto (endocarpio) se puede utilizar como carbón vegetal con un alto poder calorífico.

Avances en la producción de plántulas

 

Uno de los principales desafíos para la domesticación del baruzeiro es la producción de plántulas de calidad. Actualmente, no existe una metodología desarrollada para su reproducción asexual, lo que garantiza que las nuevas plantas tengan las mismas características que la planta madre, lo que no ocurre cuando las plántulas se producen a partir de semillas.

 

“El desarrollo de un protocolo para la producción de clones de baru es muy importante cuando se piensa en plantaciones comerciales. Cuando tienes una buena planta y se hace un clon, lo más probable es que también sea excelente ”, explica el investigador de Embrapa Wanderlei Lima . Los resultados de los experimentos en curso son muy prometedores.

 

Con el injerto, el porcentaje de cuajado de plántulas puede llegar al 60%. Las plántulas producidas a partir de semillas se utilizaron como patrón: parte de la planta donde se inserta el material de otra planta de la que se quiere obtener las mismas características.

 

“Este trabajo trae nuevas prácticas para todos. Somos muy optimistas de que el injerto será una técnica viable para el baruzeiro ”, dice. El siguiente paso es mejorar el proceso utilizando la experiencia obtenida en el primer experimento y alcanzar el 80% al 90% establecido. “Creo que si mejoramos esta técnica, podemos llegar a una metodología de reproducción asexual”, prevé Lima.

 

En 2019, él y los colaboradores del proyecto, Fernanda de Morais y Vicente Moreira , iniciaron experimentos con esquejes, que consisten en utilizar parte de un árbol seleccionado e inducir la formación de raíces y brotes para generar una nueva planta.

 

“Usamos ramas leñosas, brotes y regulador de crecimiento para ver si podíamos enraizar. Generamos cuatro plántulas que se utilizarán en otro experimento. Todo lo que estamos haciendo es inaudito. Hasta el día de hoy no existe una metodología para esta técnica con baru. Nunca se ha presentado una plántula de baru resultante de esta técnica ”, dice.

La búsqueda de buenas semillas

 

“Empezamos caracterizando los frutos y semillas. Necesitamos buenas semillas para tener buenas plántulas ". Rinaldi explica que el cultivo exitoso comienza con la semilla, que debe permitir su multiplicación. Para ello, evaluó la cosecha 2019 de frutos del área experimental de Embrapa Cerrados (DF) y muestras de árboles seleccionados por agroextractivistas de Arinos (MG).

 

Se analizó la producción total del experimento en Embrapa Cerrados, 1.932 muestras y otras 300 de Arinos. Las frutas y semillas se evaluaron por su tamaño y forma y si tenían semillas. Cuanto mayor sea el tamaño de los frutos, mayor será la probabilidad de mayores rendimientos de pulpa y semillas. La homogeneidad de tamaños también es otra característica deseable.

 

Los resultados mostraron que los árboles del experimento Embrapa presentan diferencias considerables en términos de producción y viabilidad de frutos y semillas, y también en relación a sus características físicas. Sin embargo, no hubo diferencia en la composición de semillas en los dos sitios de recolección, Distrito Federal y Minas Gerais.

 

“Buscamos plantas que tengan las características deseadas, como una buena cantidad de proteína en la semilla, y también funcionales, como niveles de vitamina C, antocianinas y flavonoides”, informa la investigadora. Las cosechas de 2020 y 2021 serán sometidas a los mismos análisis, que generarán datos muy consistentes sobre los frutos y semillas de baru.

Experimentos inéditos

 

Cerca de 400 plántulas están a punto de ser llevadas al campo, para un área de tres hectáreas en Embrapa Cerrados. Este será uno de los primeros experimentos de ILPF en Brasil con especies de frutas nativas del Cerrado. Las semillas utilizadas provienen de una matriz de Embrapa Cerrados y diez de Arinos.

 

“Veamos cómo se comportará el árbol en el sistema. Primero se cultivarán soja o sorgo, según el período de siembra, y luego cultivos anuales. Por último, se plantarán pastos para insertar los animales en la zona ”, informa la investigadora Karina Pulrolnik .

 

“El barú es una especie que nace relativamente bien. Es importante utilizar semillas de frutos recién cosechados y bien almacenados ”, informa el investigador Tadeu Graciolli . Para formar las plántulas, preparó un sustrato con tierra y fibra de coco y utilizó un fertilizante de liberación lenta. En un nuevo proyecto, Gracioli estudiará la formulación de un sustrato específico para baru.

 

A finales de este año también se implementará el primer experimento con pruebas de fertilización para definir los niveles de corrección y fertilización del suelo para el baruzeiro. “Siempre escuchamos a la gente decir que no es necesario fertilizar especies nativas porque ya están adaptadas a las condiciones del suelo del Cerrado. Pero vamos a probar para ver si es posible mejorar los resultados de las plantas ”, explica la investigadora Helenice Gonçalves , responsable de la actividad.

 

Para este experimento, dice que se produjeron otras 800 plántulas con el apoyo del asistente José Cardoso . Las semillas se plantaron en sustratos con tierra y estiércol. Posteriormente, se trasladaron a paquetes más grandes con sustrato enriquecido con piedra caliza y fertilizante de nitrógeno, fósforo y potasio (NPK).

 

Para Rocha, el cultivo comercial de especies nativas necesita cuidados como cualquier otro cultivo, como un huerto de naranjos o manzanos, para obtener un rendimiento adecuado. Deben ser fertilizados, regados y las malezas, plagas y enfermedades deben ser manejadas.

Baru es sostenible y rentable

 

“El comercio de barú es una actividad sostenible, ya que no es necesario cortar el árbol para obtener el producto”, explica Kolbe Soares, analista de conservación de WWF-Brasil. Informa que hay más de 700 especies en el Cerrado que hacen posible esta explotación sustentable y no maderable.

 

“El mercado exterior está descubriendo pequi, baru, babaçu, artesanías con pasto dorado. Los productos de las comunidades extractivas han llegado al mercado interno y externo ”, dice Soares.

 

Sobre el baru, el analista explica que se está dando a conocer aprovechando la “ola” de nueces brasileñas, ya muy conocidas en el exterior, como los anacardos y las nueces de Brasil. Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística ( IBGE ), la producción de barú en 2018 fue de 95,8 toneladas, distribuidas en los estados de Goiás y Mato Grosso, y de 69,3 toneladas en 2019. El precio mínimo por kilo, establecido por la Oferta Nacional ( Empresa Conab ), es de R $ 25,50, pero hay récord de ventas de hasta R $ 80,00 en esas cosechas.

 

El crecimiento de la demanda de baru tiene una explicación: el aumento de la conciencia pública sobre los productos consumidos. Esta opción tiene grandes impactos para el país. “Las comunidades utilizan especies nativas para generar ingresos y al mismo tiempo preservar el bioma permanente, lo que también mantiene a la gente en el campo, reduciendo el éxodo rural. El aumento de la demanda fortalece la actividad y reduce la presión por la deforestación en el Cerrado, y todo esto se convierte en un ciclo con amplios beneficios para la sociedad ”, explica Soares.

 

El investigador Fernando Rocha cree que el barú es definitivamente un producto con demanda nacional e internacional. Por ello, dice que es muy importante desarrollar un sistema de producción que garantice el suministro del producto, evitando que esto se haga en otro país, como sucedió con la macadamia. Originaria de Oceanía, la selección de materiales y el desarrollo de la metodología para su siembra comercial se realizó en Hawai, Estados Unidos, en el siglo XIX.

 

 

Los ingredientes del Cerrado se convierten en estrellas de la alta cocina

 

Para celebrar el aniversario de Brasilia, el chef Dudu Camargo creó un plato elaborado con ingredientes de la región: merluza amarilla en salsa de mandarina con maracuyá , Perola do Cerrado acompañada de arroz cremoso baru y baru farofa. Para los que no lo sepan, la publicación de Instagram del plato explica que el baru es una nuez nativa del Cerrado que aún está poco explorada y brinda la siguiente justificación: “No hay nada más justo que usar ingredientes locales para rendir homenaje a nuestra ciudad, que encanta por su belleza y especias únicas ”.

 

Al igual que Dudu, varios otros chefs de la capital han dado a los frutos del bioma un lugar especial en sus menús, y no solo en platos salados. Hay caipirinha con pequi, pizza dulce con baru y helado de anacardo-do-cerrado.

 

Popularizar los ingredientes de la región también es tarea del chef Vinícius Rossignoli ( foto ). Tras pasar por el programa MasterChef en 2018, el oriundo de Goiás se especializó en el uso de recursos del bioma donde nació y ahora es uno de los referentes en la gastronomía del Cerrado. En su trabajo, prepara platos especiales para autoridades e influencers en busca de apoyo a proyectos que fortalezcan este estandarte: rescatar nuestra cultura y valorar nuestra biodiversidad.

 

Considera que la presentación de sabores únicos y diferenciados de productos nativos puede conducir a la preservación de la especie. “La gastronomía es cómo entendemos la conservación. Cuando hay consumo, hay producción y hay conservación. El Cerrado tiene riquezas inigualables que pocas personas conocen ”, argumenta.

 

En 2020, Leonardo Antunes, dueño de una cadena de pizzerías en el Distrito Federal, también apostó por las especies del Cerrado para diversificar su menú. Rossignoli fue el encargado de capacitar a los pizzaiolos de la ciudad para preparar recetas con frutas de la región. El resultado fueron 13 pizzas nuevas. De estos, seis fueron seleccionados por un jurado para ingresar al menú. “Fue una competencia dura y el resultado fue muy superior a nuestras expectativas”, recuerda el empresario.

 

La elección de la pizza parece obvia. “La pizza es uno de los alimentos más democráticos. A todo el mundo le gusta. Llevamos ingredientes del Cerrado, que no son muy conocidos, a un plato muy popular para que la gente lo deguste ”, dice el chef. La propuesta funcionó. Hoy, las pizzas del Cerrado responden al 30% de los pedidos completos, aunque representan menos del 10% de las variedades a disposición de los clientes.

 

“En todo el mundo, la gastronomía enfatiza los ingredientes locales. En Brasil, tenemos que hacer lo mismo, valorar lo nuestro. De esa forma también tendremos comida más fresca. Con los sabores del Cerrado, sé que vamos por buen camino [en gastronomía] ”, declara Antunes.

Traducido del portugués.

Ver nota

 

 


Nuestros miembros

Argentina

Bolivia

Brasil

Chile

Colombia

Costa Rica

El Salvador

España

Estados Unidos

Holanda

Israel

México

Nicaragua

Perú

Republica

Dominicana

Regional