Red INNOVAGRO

Noticias

Covid-19: UNICAMP, Brasil y USP avanzan en el desarrollo de una vacuna en aerosol nasal

País: Brasil

Fecha: 14 de Septiembre del 2020

Covid-19: UNICAMP, Brasil y USP avanzan en el desarrollo de una vacuna en aerosol nasal

La fase de programación de producción comenzó en Unicamp y se espera que las pruebas en humanos comiencen a principios de 2021.

Los científicos de la USP y la Unicamp están desarrollando una vacuna en aerosol nasal contra Covid-19. La vacuna tiene varias ventajas sobre el método inyectable, incluida la acción directa sobre la mucosa nasal, que es uno de los principales puntos de entrada del nuevo coronavirus en el cuerpo humano. Por tanto, la perspectiva es que el virus se eliminará en el canal de entrada. La vacuna se encuentra en pruebas preclínicas en ratones y pasa a la etapa de escalado de producción, que se lleva a cabo en la Unicamp.

 

La programación de la producción, según la profesora Laura de Oliveira Nascimento, de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas (FCF) de la Unicamp, quien lidera este proceso, es el momento en el que se busca probar si la vacuna, desarrollada a escala de laboratorio, se puede producir en a mayor escala, un proceso que es esencial para una vacuna que se pretende lanzar comercialmente. “En la actualidad hay varias formulaciones de vacunas efectivas publicadas ya escala de laboratorio. Pero sabemos que el escalonamiento no siempre es factible y por eso no se comercializan varias vacunas, ya que no son escalables ”, explica.

 

La concepción de la vacuna de la USP y la Unicamp, dice Laura, desde un principio incorporó la inquietud con una formulación que podría ser aplicable a la población. Para el investigador, la experiencia del líder del equipo, el profesor de la USP Marco Antonio Stephano, fue fundamental en la concepción de la producción industrial. “Desde el principio, él y el equipo están produciendo una formulación que se puede producir rápidamente y a gran escala”, observa.

 

El desafío en esta fase de la programación, según el profesor, es mantener las características físico-químicas de la vacuna, que utiliza una formulación basada en polímeros nanoestructurados, es decir, que tienen un rango de tamaño específico a escala nanométrica. “Para que esto continúe tanto en 10 ml, que es cuando hacemos una balanza de laboratorio para probar en ratones, como en 10 litros, para que se mantengan las características físicas y químicas de esta vacuna, es necesario estudiar el escalamiento. Y eso es lo que ayudará el equipo de la Unicamp: hacer que esta vacuna se produzca en mayor cantidad, manteniendo la calidad que el profesor Marco desarrolló a escala de laboratorio ”, explica.

Tecnologías aplicadas y pasos de producción de vacunas

 

El inmunólogo y profesor de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas de la USP, Marco Antonio Stephano, coordina el equipo responsable de formular la vacuna y señala los pasos en el desarrollo de la vacuna. El primer paso fue la producción del antígeno, que en este caso es una molécula de proteína que estimula al sistema inmunológico a combatir el virus. Luego, se escalona la producción de esta sustancia, para que sea posible desarrollar la vacuna.

 

Para aumentar la entrega de antígenos de fórmula en la mucosa, los investigadores utilizan la nanotecnología. “Con la nanotecnología pudimos aumentar la concentración de antígenos asociados con las partículas portadoras, porque cuando disminuyes el diámetro de una circunferencia, aumentas la proporción de la superficie en relación al volumen de esa partícula y el número de partículas con la misma cantidad de polímero . Así se termina aumentando la superficie total con la que el antígeno puede asociarse y exponerse al organismo ”, dice Marco Antonio.

 

Además, como el polímero (molécula que compone el antígeno) utilizado es adherente al moco, permanece en la mucosa nasal el tiempo suficiente, haciendo que las células lo lleven al sistema inmunológico y lo estimulen para producir dos tipos de anticuerpos contra nuevo coronavirus. “Esta propiedad de adherencia al moco del polímero hace que se deposite durante dos o tres horas en la mucosa, lo que es suficiente para que los macrófagos y las células especializadas capturen estos antígenos. Una vez capturados, son procesados, pasan al sistema inmunológico y producen dos tipos de anticuerpos: IgG, que está en el torrente sanguíneo, e IgA secretora, que está en la mucosa ”, explica.

 

Ventajas de la vacuna en aerosol nasal

 

Una de las ventajas de la vacuna en spray, en comparación con las vacunas inyectables, es precisamente el hecho de que también estimulan la producción de IgA secretora. De esta forma, se protege el principal medio de entrada del virus en el organismo: las membranas mucosas de las vías respiratorias. Según un estudio reciente sobre la producción de otra vacuna en aerosol nasal, se observó que este método elimina el ARN viral en la nariz, lo que no se observó en la vacuna inyectable.

 

Así, aunque ambas vacunas de este estudio son protectoras, según la profesora Laura, la vacuna en spray nasal tenía la ventaja de eliminar por completo el virus, y ya en la puerta de entrada. "Se ha demostrado esta ventaja de proteger a la persona de la entrada viral, por lo que puede tener inmunidad a la mucosa nasal, lo que evita la entrada viral y una posible residencia a corto plazo del virus, inhibiendo la contaminación de otras personas".

 

El investigador también señala que la vacuna en aerosol es más fácil de aplicar y no requiere capacitación específica. Como no necesita aguja, también resuelve posibles problemas de suministro de material. "Ya han hecho cálculos de que si todos tuvieran que vacunarse al mismo tiempo, no habría aguja para todos, así que tenemos esta ventaja", dice.

 

También destaca el hecho de que es una vacuna innovadora, económicamente viable y elaborada con tecnología 100% brasileña, reduciendo la dependencia de instituciones de otros países. Finalmente, señala Laura, muchas personas tienen miedo de inyectarse. Así, en la administración nasal, hay más adherencia a la vacunación.

 

Perspectivas de la vacuna

 

Una de las principales preocupaciones en el contexto de la pandemia es la carrera por hacer disponible una vacuna. En el caso de la vacuna en spray nasal, los profesores explican que las pruebas preclínicas, las que se realizan con animales, deben repetirse en octubre. La perspectiva es que para fines de noviembre los resultados se presenten al Comité de Ética en Investigación, para que se aprueben los ensayos clínicos en humanos y se puedan iniciar en enero o febrero.

 

Con los resultados clínicos, le corresponde a la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) determinar si la vacuna tiene calidad y si los laboratorios cuentan con las condiciones técnicas para formularla y fabricarla. “Esto pasa para cualquier vacuna, ya sea que esté llegando en la etapa 3, o la nuestra que se esté desarrollando. Anvisa es el organismo que protege al consumidor, no a la industria ni a la universidad, por eso es muy importante tener esta seguridad”, recuerda Marco Antonio.

 

Después de las pruebas en humanos, la idea es que la tecnología esté respaldada por una empresa con capacidad de producción a gran escala. Para ello, el grupo estudia los parámetros críticos de producción. “Queremos que la empresa sea realmente capaz de producir y este trabajo no se convierta en un artículo más, ya que tenemos muchos artículos sobre vacunas, que son importantes para tener una base científica, pero que no han visto un producto que pueda ayudar a la población”, evalúa la investigadora.

 

A pesar de las perspectivas, señalan que dependen de una serie de factores y principalmente de cómo será la respuesta inmune de las pruebas con animales. “Todo depende de las pruebas. Si las pruebas rápidamente nos dan una respuesta positiva, el cronograma se seguirá fácilmente ”, enfatiza la profesora Laura.

Traducido del portugués.

Ver nota

 

Miembros de la Red Innovagro