Red INNOVAGRO

Noticias

Extensionistas aprenden a elaborar tres tecnologías agroecológicas por CENTA, El Salvador

País: El Salvador

Fecha: 13 de Enero del 2020

Extensionistas aprenden a elaborar tres tecnologías agroecológicas por CENTA, El Salvador

Como parte de las acciones contempladas en el diplomado “Formación de Formadores en Gestión Sostenible del Suelo”, técnicos extensionistas de las 12 agencias que conforman la región central del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), aprendieron a elaborar tres tecnologías agroecológicas que aportan más nutrientes a los cultivos y que minimiza el uso de los agroquímicos.

El objetivo de aprender estas tecnologías es favorecer para que las familias productoras contribuyan a la recuperación de los suelos, reduzcan sus costos de producción y uso de agroquímicos, nutrir los cultivos y que sus rendimientos mejoren.

urante la jornada práctica aprendieron a elaborar un insecticida orgánico a base de cardosanto, un bioestimulante a base de hormonas de bambú y de leguminosas, y ormus, que se extrae del agua de mar y posee características biofertilizadoras que sirve en todo tipo de cultivos.

De acuerdo a Ronald Martínez, facilitador de la capacitación, el ormus se elabora a base de agua de mar y carbonato de sodio. Esta mezcla “lo que hace es potenciar la conductividad eléctrica del agua, para que la planta absorba mejor y haga una metabolización más eficiente y aumente considerablemente la productividad, es decir que la planta se nutra mejor, produzca más y por ende haya un rendimiento mayor y sea más rentable la producción”, explicó.

Posteriormente, el ormus se puede aplicar cada 8 días mezclado con Supermagro o cualquier otro biofertilizante, asperjado al follaje de los cultivos (frutas, hortaliza o granos básicos).

En el caso de la leguminosa se ha tomado a la canavalia por su tamaño y la germinación es de mayor biomasa, su germen es de 1 o 2 pulgadas que brinda mucho más tejido para la preparación del producto. Esto se tarda de 4 a 5 días de tener germinada la semilla, se extrae el germen, que será lo único que se utiliza, luego se licua con el agua donde ha estado fermentándose la semilla, se cuela y ese líquido es el que se utilizará.

Seguir leyendo

Miembros de la Red Innovagro