Red INNOVAGRO

Noticias

Catholic Relief Services y autoridades de Morazán, El Salvador crearon Fondos de Agua y Agricultura en el marco del proyecto ResCA. Socio que comparte: TNC Latinoamérica

País: El Salvador

Fecha: 10 de Junio del 2019

Catholic Relief Services y autoridades de Morazán, El Salvador crearon Fondos de Agua y Agricultura en el marco del proyecto ResCA. Socio que comparte: TNC Latinoamérica

En el foro “Desafíos y soluciones para la restauración del agua y la agricultura en el cerro Cacahuatique”, ante un público conformado por juntas de agua, ADESCOs, alcaldías y entidades del territorio; así como representantes de gobierno y ONGs de carácter nacional, se anunció la conformación de dos Fondos de Agua y Agricultura (FOAG) para realizar actividades de protección y restauración de manantiales; uno en la zona norte y otro en la este del Cerro Cacahuatique.

Los FOAG son plataformas multiactor para coordinar y financiar acciones encaminadas a la seguridad hídrica y la seguridad alimentaria. Las inversiones de los FOAG se basan principalmente en la promoción de buenas prácticas agrícolas para conservar los suelos y agua en cultivos ubicados en zonas de recarga hídrica. Dichas prácticas habilitan una mayor retención del agua de lluvia y su infiltración en el subsuelo, permitiendo la recarga de acuíferos y la disposición del vital líquido en los manantiales de la zona. También significan beneficios para los productores, pues incrementan la resiliencia a la sequía y a las plagas, aumentan los rendimientos y mejoran la calidad de sus cosechas.

Catholic Relief Services (CRS), la Asociación de Cuencas del Golfo de Fonseca (ACUGOLFO), el Fondo de Inversión Ambiental de El Salvador (FIAES), ADEL-Morazán, operadores de agua y diez gobiernos municipales son los primeros integrantes de los FOAG, pero la apuesta es que se sumen otros actores tanto locales como nacionales.

Las investigaciones de CRS y ACUGOLFO durante 5 años en la zona del Cacahuatique[1]y en la región centroamericana avalan estos buenos resultados. Los datos en el país son categóricos, pues en maíz y pastos los incrementos de rendimiento son más del 100%; y en frijol y café 29% y 23%, respectivamente.

“La seguridad hídrica es un tema complejo que demanda una atención innovadora y colaborativa a partir de un trabajo en equipo desde distintas localidades y sectores”, mencionó Carlos Díaz, alcalde de Gualococti y presidente de la Asociación de Municipios del Cacahuatique Norte. “Somos de las primeras municipalidades en desarrollar planes para la resiliencia y restauración de la agricultura y agua”, indicó Díaz.

Con el fin de sustentar y priorizar con base científica las acciones del FOAG, CRS financió un estudio hidrogeológico del cerro Cacahuatique. La investigación identificó las principales áreas de recarga hídrica y propone su delimitación y regulación para conservarlas. El estudio indica que “la relativa baja permeabilidad del cerro Cacahuatique debido a su tipo de suelos significa que se tenga que poner más atención al tema de la cobertura vegetal, como un elemento que puede favorecer la retención del agua lluvia, reduciendo la escorrentía y aumentando la infiltración. Este es un tema de especial relevancia considerando que la superficie forestal (con o sin cultivo de café) ha ido disminuyendo en los últimos años”.

Los hallazgos del estudio concluyen que buena parte de las áreas de recarga de fuentes hídricas del Cerro Cacahuatique alcanzan el territorio de varios municipios vecinos, por lo cual es necesaria su gestión y protección, a través de un esfuerzo intermunicipal, que involucre a múltiples actores. Como respuesta a esta necesidad es que se conforman FOAG Norte (que incorpora 6 municipios[2]) y FOAG Este (de 4 municipios[3]), reuniendo a los actores clave de la zona.

“Establecer zonas de protección en sitios de recarga hídrica es clave para garantizar la calidad y cantidad de agua que llega a los municipios de la región. Y también hay que ir un paso más allá mediante la implementación de prácticas agrícolas sostenibles, ya que hay una estrecha relación entre la agricultura y la seguridad hídrica. El cuidado de un ámbito se ve reflejado en la calidad del otro”, señaló Marcos Sanjuan, Coordinador del proyecto ResCA-RAICES de CRS.

La constitución del FOAG es un hito significativo por ser el primer mecanismo de este tipo implementado en el país. Representa un cambio de patrón, en donde “alcaldías y actores locales innovan hacia la seguridad hídrica y la seguridad alimentaria”.

“Urge hacer frente a los retos que encara El Salvador frente al cambio climático, la seguridad alimentaria y la seguridad hídrica”, pronunció Cedrick Vázquez, alcalde de Osicala. Las sequías en el país son cada vez más intensas, la precipitación en la zona puede reducirse hasta en un 25% en los próximos años[4]y el suelo se ha visto degradado por causa de prácticas agrícolas no sostenibles. El pasado invierno la zona sufrió hasta 42 días consecutivos de sequía.

“Los caudales de las nacientes que abastecen los cascos urbanos de Chilanga y San Francisco Gotera han menguado un 34% en los últimos 5 años, complicando el suministro”, manifestó Reina Martínez, gerente de EMDESA (Empresa Municipal de Acueductos y Alcantarillados) e integrante del FOAG. “Por otro lado, los usuarios han incrementado un 23% en los últimos 10 años. Esta tendencia es muy preocupante en cuanto a seguridad hídrica”.

Seguir leyendo

Miembros de la Red Innovagro